Antídotos contra el afán y la ansiedad

Miren a las aves del cielo, ellas no siembran ni cosechan ni tampoco guardan nada en graneros. Sin embargo, su Padre que está en el cielo les da alimento.

Miren a las aves del cielo, ellas no siembran ni cosechan ni tampoco guardan nada en graneros. Sin embargo, su Padre que está en el cielo les da alimento. –Mateo 6:25 PDT

El mensaje de Jesús cala hondo: »Nadie puede servir a dos patrones al mismo tiempo. Odiará a uno y amará al otro, o se dedicará a uno y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y a las riquezas.» Mateo 6:24 PDT  ¡No dice »no debes» sino peor aún »¡no puedes!» 

»Poderoso caballero es Don Dinero» reza un conocido refrán; pero Don Dinero no es realmente un caballero sino un amo demandante y cruel. Pablo lo describió así: »El amor por el dinero causa toda clase de males. Por querer tener más y más dinero, algunos se han desviado de la fe y se han causado gran sufrimiento.» 1 Timoteo 6:10 PDT

Las riquezas y el dinero tienen el potencial de atrapar nuestro corazón y nuestros afectos, nuestro amor. Es la razón que Cristo nos recuerda que es imposible amarle a Él y al mismo tiempo amar las riquezas. También añade: »No se preocupen por la comida ni por la bebida que necesitan para vivir, ni tampoco por la ropa que se van a poner. Ciertamente la vida es más que la comida y el cuerpo más que la ropa. Miren a las aves del cielo, ellas no siembran ni cosechan ni tampoco guardan nada en graneros. Sin embargo, su Padre que está en el cielo les da alimento. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por más que se preocupe, va a añadir una hora a su vida?
   »¿Y por qué se preocupan por la ropa? Fíjense cómo crecen los lirios del campo. Ellos no trabajan ni hilan para hacer su vestido. Sin embargo, les aseguro que ni siquiera el rey Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Así que, si Dios así viste a todo lo que crece en el campo, que hoy tiene vida pero que mañana será quemado en un horno, con mucha más razón cuidará de ustedes. ¡No sean gente de poca fe! Así que no se preocupen ni digan: “¿Qué vamos a comer?” o “¿Qué vamos a beber?” o “¿Qué ropa vamos a usar?” La gente que no conoce a Dios trata de conseguir esas cosas, pero ustedes tienen a su Padre en el cielo que sabe que necesitan todo esto. Así que, primero busquen el reino de Dios y su justicia, y se les dará todo lo que necesitan.
 No se preocupen por el día de mañana, porque el mañana traerá sus propias preocupaciones. Cada día tiene ya sus propios problemas.» –Mateo 6:25-34 PDT

El antídoto contra los afanes materiales, el estrés y la ansiedad de nuestro corazón es poner nuestra fe absoluta en la bondad de Dios. El Maestro nos invita a recordar algunos aspectos básicos de la vida para evitarnos preocupaciones estériles:

1 Nuestra vida vale mucho más que los alimentos o la ropa.
Los alimentos más suculentos o las riquezas más exquisitas son de esta tierra; sin embargo, lo más valioso del ser humano que es su espíritu, viene del Cielo, es aliento de Dios. »El SEÑOR Dios formó al hombre tomando polvo de la tierra, sopló en su nariz aliento de vida y el hombre se convirtió en un ser viviente.» Génesis 2:7 PDT

2 Nuestra ansiedad es directamente proporcional a nuestra fe
¡No sean gente de poca fe! – Nos advierte Cristo. A mayor grado de fe, mayor será nuestra paz y confianza en la provisión de Dios; asimismo, a menor desarrollo de fe, mayor ansiedad y preocupaciones.
Durante la travesía de los israelitas por el desierto, queriendo Dios recordarle al ser humano sobre la fuente de su vida y sustento, les envió alimento del cielo. El maná era el pan enviado por Dios a los israelitas todos los días durante los cuarenta años que estos deambularon por el desierto. Lo recibían todos los días, menos el séptimo, el sábado, por lo cual debían recolectar doble ración el sexto día, es decir un gomer por cabeza (Éxodo 16:22).
Dios les libertó de la esclavitud egipcia, los cruzó milagrosamente por el Mar Rojo y los guiaba cada día con una columna de nube y durante la noche con una columna de fuego. La presencia de Dios era real y visible. Aunque Dios les garantizaba su comida diaria en medio del árido desierto, su fe era débil. A pesar de tanto hechos milagrosos a su favor, muchos no confiaban en la provisión de Dios. Algunos se quejaron abiertamente»Hubiéramos preferido que el SEÑOR nos matara en Egipto. Al menos allá teníamos suficiente comida, toda la que necesitábamos. Ahora nos trajeron a este desierto a matarnos de hambre.
   El SEÑOR le dijo a Moisés: —Voy a hacer que les llueva comida del cielo. Cada día, el pueblo irá y recogerá sólo lo necesario para ese día. De esta manera los pondré a prueba para saber si realmente obedecen mis leyes. En el sexto día cuando preparen su comida, se darán cuenta de que tienen la cantidad suficiente para dos días.» Éxodo 16:3-5 PDT
  A pesar de la milagrosa provisión diaria, algunos mostraron la debilidad de su fe. »Moisés les dijo: —Ninguno de ustedes debe guardar comida para mañana.
   Pero algunos no lo obedecieron y guardaron comida para el día siguiente. Esta comida se llenó de gusanos y empezó a oler muy mal.»
Éxodo 16:19-20 PDT ¿Por qué se corrompió el maná? Porque estaba corrompido el corazón. La codicia se desarrolla donde falta la confianza en Dios. »La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve» Hebreos 11:1-2 PDT 

3 Nuestra ansiedad se apaga cuando recordamos que Dios tiene cuidado de su creación
Dios cuida a las aves. Incluso en la Biblia se registra que unos cuervos alimentaron al profeta Elías en tiempo de escasez. »El SEÑOR le dijo a Elías: «Vete de este lugar, hacia el oriente y escóndete cerca del arroyo de Querit, que está al otro lado del Jordán. Podrás beber agua del arroyo, y he mandado a los cuervos que te lleven comida». Elías hizo lo que el SEÑOR le dijo y fue a vivir cerca del arroyo Querit, al oriente del río Jordán. Cada día los cuervos le llevaban carne y pan, tanto por la mañana como al atardecer, y bebía agua del arroyo.» 1 Reyes 17:2-6 ¡Cuánta paz debe producirnos el saber que la creación está a nuestra disposición! Y no solamente para manutención, sino también para corrección. Recuerde que »Balán fue reprendido por su pecado. A pesar de que los burros no hablan, una burra le habló como habla un ser humano y le dijo que estaba cometiendo un error. Así logró detener la locura del profeta Balán.» 2 Pedro 2:16

Conclusión
Debemos buscar en primer lugar el reino de Dios. Él no siempre nos dará lo que pedimos, sino lo que necesitamos. Cristo dijo: »—Mi comida es hacer lo que Dios quiere porque él es quien me envió. Estaré satisfecho cuando termine el trabajo que él me dio.» Juan 4:34 PDT
Nuestro mejor alimento y para lo cual debemos ser diligentes es en buscar hacer su voluntad que es buena, agradable y perfecta.
Nuestro mejor aliciente para esforzarnos en buscar el Reino de Dios es tener la esperanza que al llegar a su presencia podamos escuchar de sus labios decir:  »Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.» –Mateo 25:21

Mirando la vida a través de los lentes de Dios

Bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen. – Mateo 13:16

La vida es fascinante: sólo hay que mirarla a través de las gafas correctas –Alexandre Dumas

El escritor francés del siglo XIX Dumas expresó plenamente la enseñanza del Señor Jesús: »La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?» Mateo 6:22-23 RV60 El Apóstol Pablo, lo dijo de la siguiente manera »Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada es puro, sino que tanto su mente como su conciencia están corrompidas.» Tito 1:15 LBLA

La manera en que vemos la vida define nuestras prioridades, nuestras metas, nuestras actitudes; asimismo, define nuestros vacíos, tristezas y sinsabores cotidianos. En otras palabras, una persona es lo que cree, »como piensa dentro de sí, así es ella»; nuestra conducta refleja lo que creemos.

Hace dos mil años Cristo nos dijo que la lámpara de nuestro ser es el ojo; es decir, la forma de ver la vida define nuestro ser. Nuestra cosmovisión o «visión del mundo» definirá nuestras decisiones cotidianas. En su Sermón de la Montaña, Cristo nos da la cosmovisión divina que debe guiar nuestras actividades espirituales, así como las actividades productivas que producen bienes materiales. En términos prácticos, ¿cómo mantener nuestro «ojo bueno» o mirar la vida a través de los lentes de Dios?

1 Reconocer que Dios debe ser el centro de nuestra vida
»Si el SEÑOR no construye la casa, los constructores pierden su tiempo.
Si el SEÑOR no vigila la ciudad, los guardias pierden su tiempo.
Pierden el tiempo ustedes, que se levantan temprano y se acuestan tarde
para comer un pan conseguido con sufrimiento porque Dios da a quien ama, aun mientras duerme.» Salmo 127:1-2 PDT
   Antes que Dios emitiera su palabra, la tierra estaba desordenada, vacía y rodeada de tinieblas. Sin la Palabra de Dios guiando nuestra vida cada día, todo será una pérdida de tiempo.

2 Reconocer nuestra dependencia de Dios
»Yo soy la vid y ustedes las ramas. El que permanece en mí, y yo en él, producirá mucho fruto, pues separados de mí, ustedes no pueden hacer nada.» Juan 15:5 PDT
»No pongan su confianza en los poderosos; ellos no son más que simples seres humanos que no tienen poder para salvar. Ellos también morirán, volverán al polvo, y ese mismo día todos sus planes acabarán.» Salmo 146:3-4 PDT

3 Recordar que la cosmovisión divina guió la vida de los siervos de la Biblia
»Por la fe, cuando Moisés creció rechazó los honores de ser llamado nieto del faraón. Moisés decidió no disfrutar los placeres pasajeros del pecado; al contrario, decidió sufrir junto al pueblo de Dios. Prefirió sufrir por el Mesías que tener todos los tesoros de Egipto porque estaba esperando la recompensa de Dios. Por la fe, Moisés salió de Egipto sin temer al enojo del rey. Siguió firme como si estuviera viendo al Dios invisible.» Hebreos 11:24-27 PDT

4 Admitir que hay propósitos divinos en cada área de nuestra vida
En el matrimonio:
»Esposos, amen a su esposa así como Cristo amó a la iglesia y entregó su vida por ella. Cristo murió para hacer que la iglesia fuera declarada santa, purificándola con el lavamiento del agua y un pronunciamiento suyo, para presentársela a sí mismo como una novia, llena de esplendor y belleza. Cristo murió para que la iglesia fuera pura, sin mancha ni arruga, ni nada semejante. El esposo debe amar a su esposa así como ama a su propio cuerpo; el que ama a su esposa, se ama a sí mismo porque nadie odia a su propio cuerpo. Todo lo contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo cuida a la iglesia porque formamos parte de su cuerpo.» Efesios 5:25-30 PDT
La razón del matrimonio es para comprender la entrega total de Cristo por su Iglesia, la inversión de vida por amor. El cuidado de uno al otro es el fundamento de la relación de pareja. 

»Ustedes…  inundan de lágrimas el altar del Señor, y lloran con grandes lamentos porque el Señor ya no acepta con gusto sus ofrendas.
 ¿Y aún preguntan ustedes por qué? Pues porque el Señor es testigo de que tú has faltado a la promesa que le hiciste a la mujer con quien te casaste cuando eras joven. ¡Era tu compañera, y tú le prometiste fidelidad! ¿Acaso no es un mismo Dios el que ha hecho el cuerpo y el espíritu? ¿Y qué requiere ese Dios sino descendientes que le sean consagrados? ¡Cuiden ustedes, pues, de su propio espíritu, y no falten a la promesa que le hicieron a la esposa de su juventud! 
El Señor Dios de Israel, el todopoderoso, dice: «¡Cuiden, pues, de su propio espíritu, y no sean infieles; pues yo aborrezco al que se divorcia de su esposa y se mancha cometiendo esa maldad!» Malaquías 3:13-16 DHH
El matrimonio también es para comprender la paternidad de Dios sobre nosotros; es la razón que nos permite procrear. »Los hijos son la herencia que nos da el SEÑOR; los frutos del vientre son la recompensa que viene de Dios.» Salmo 127:3 PDT.

En la enfermedad:
»Una vez Jesús estaba caminando y vio a un hombre que era ciego de nacimiento. Sus seguidores le preguntaron: —Maestro, este hombre nació ciego, ¿quién pecó, él o sus padres?
Jesús les respondió: 
—No es que hayan pecado ni él ni sus padres, este hombre nació ciego para que en él se muestren las grandes cosas que Dios puede hacer.» Juan 9:1-3 PDT

5 Admitir humildemente que Dios desea iluminar nuestra mente para que podamos experimentar plenitud de vida
»Este es el mensaje que hemos oído de Jesucristo y se lo estamos anunciando a ustedes: Dios es luz y no hay oscuridad en él. Si decimos que estamos bien con Dios pero seguimos viviendo en la oscuridad, estamos mintiendo, pues no seguimos la verdad. Pero si continuamos viviendo en la luz como Dios vive en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús, su Hijo, continúa purificándonos de todo pecado.» 1 Juan 1:5-10 PDT

»Podemos estar seguros de que conocemos a Dios si hacemos lo que él nos manda. Alguien puede decir: «Yo conozco a Dios», pero si no obedece sus mandamientos es un mentiroso y la verdad no está en su vida. Pues el amor llega a su perfección cuando uno obedece lo que Dios enseña. La prueba de que andamos bien con Dios es la siguiente: el que dice que permanece en Dios, debe vivir como vivió Jesús.» 1 Juan 2:3-6 PDT

En Génesis 1, toda la creación dio comienzo cuando Dios creó la luz y la separó de las tinieblas; a finalizar el sexto día »vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.»   Nuestra vida será »buena en gran manera» siempre y cuando permitamos que la Palabra de Dios sea la luz que ilumine nuestra vida. ¡La vida, sin duda, sigue siendo fascinante: sólo hay que mirarla a través de las gafas correctas, las gafas de Dios!

¿Cómo hacer tesoros en el cielo?

¡Una persona puede amar tanto lo temporal que olvida lo eterno!

¡Una persona puede amar tanto lo temporal que olvida lo eterno!

En un programa de televisión de la cadena CNN le hicieron una entrevista a John Rockefeller, el patriarca del imperio Chase Manhattan de Nueva York. La pregunta fue: ¿Qué necesita un hombre para estar satisfecho? El periodista solo escucho tres palabras: Un dólar más. , dijo John Rockefeller, un dólar más. Es que si uno tiene un dólar, quisiera tener dos. Si tiene mil, claro que es mejor mil y uno. Si tiene un millón, siempre es mejor tener un millón y uno, y asi sucesivamente.

Mateo registra la enseñanza de Jesús quien advierte contra el peligro de acumular la alabanza de sus semejantes haciendo limosnas, oraciones y ayunos. Ahora Jesucristo advierte contra acumular cosas materiales: »No guarden tesoros para ustedes aquí en la tierra, donde la polilla y el óxido los dañarán, y donde los ladrones entran a robárselos. Más bien, guarden tesoros para ustedes en el cielo donde ni la polilla ni el óxido los dañarán y donde los ladrones no pueden entrar a robárselos. Pues donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón.» Mateo 6:19-21 PDT 

¿Cómo cambiar la filosofía de Rockefeller por la enseñanza del Carpintero de Nazareth?

1 Entender que las cosas materiales tienen fecha de caducidad.
»El día en que el Señor regrese, lo hará de sorpresa, como un ladrón. El cielo desaparecerá con un sonido muy fuerte y todo lo que hay en él será destruido con fuego. La tierra y todas las obras que hay en ella quedarán expuestas ante Dios.Todo será destruido. Por lo tanto, piensen qué clase de persona deben ser y vivan una vida dedicada a servir a Dios. Esperen la llegada del día de Dios y hagan lo posible para que llegue pronto. En ese momento, el cielo será destruido con fuego y todo lo que hay en él será consumido por el calor. Estamos esperando el nuevo cielo y la nueva tierra que Dios nos prometió, donde se practica la justicia.» 2 Pedro 3:10-13 PDT

2 Recordar que nuestra vida es temporal
»Entonces alguien de la multitud le dijo a Jesús: —Maestro, dile a mi hermano que comparta la herencia conmigo.
Pero Jesús le dijo: —Hombre, ¿quién me nombró juez de ustedes o árbitro de sus pleitos?
Luego Jesús les dijo: —Aléjense de toda avaricia porque la vida no depende del tener muchas cosas.
   Entonces les contó una historia: «Un hombre rico tenía un terreno que produjo una cosecha muy buena. Él pensó: “¿Qué hago ahora que no tengo donde guardar la cosecha?” Entonces se dijo: “Esto es lo que voy a hacer: tumbaré todos mis graneros y los haré más grandes. Así podré guardar allí toda mi cosecha y todo lo demás. Me diré a mí mismo: Tienes bastante acumulado para muchos años. Entonces tómalo con calma, come, bebe y diviértete”. Pero Dios le dijo: “Tonto, esta noche morirás, y entonces ¿quién se quedará con todo lo que guardaste?”
   »Esto es lo que pasa con el que consigue mucho para sí mismo, pero no es rico ante los ojos de Dios». Lucas 12:13-21 PDT

3 Apreciar la esperanza que Dios ofrece a sus hijos
»Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos tuvo gran compasión y nos hizo nacer de nuevo por la resurrección de Jesucristo. Así nos dio la plena esperanza de recibir una herencia que Dios tiene guardada para nosotros en el cielo; herencia que no se arruina, ni se destruye, ni pierde su valor.» 1 Pedro 1:3-4 PDT

Abraham vivió con esta esperanza:
»Por la fe, Abraham vivió como inmigrante en la tierra prometida. Vivía en carpas lo mismo que Isaac y Jacob, porque Dios también les había hecho a ellos la misma promesa. Abraham obedeció porque quería ir a la ciudad que tiene bases eternas, una ciudad planeada y construida por Dios.» Hebreos 11:9-10 PDT

El Apóstol Pablo vivía sin angustiarse por los bienes materiales:
»Yo sé cómo vivir en pobreza o en abundancia. Conozco el secreto de estar feliz en todos los momentos y circunstancias: pasando hambre o estando satisfecho; teniendo mucho o teniendo poco. Puedo enfrentar cualquier situación porque Cristo me da el poder para hacerlo.» Filipenses 4:12-13 PDT

4 Usar nuestros bienes materiales para los propósitos de Dios
»Ordena a los que se hacen ricos con las cosas del mundo que no se llenen de orgullo. Diles que pongan su esperanza en Dios, no en el dinero, porque el dinero no es seguro. En cambio, Dios nos da todo en abundancia para disfrutarlo. Diles que hagan el bien, que se hagan ricos en buenas obras, que den con alegría y que estén dispuestos a compartir. Si así lo hacen, estarán acumulando un tesoro en el cielo, que será una base firme para el futuro. Entonces podrán tener la verdadera vida.» 1 Timoteo 6:17-19 PDT

Dios no condena la prosperidad material, sino la codicia, la acumulación de bienes para fines egoístas. En palabras de Salomón, ¡la codicia no tiene sentido!
»Comprobé algo más que no tiene sentido: hay gente que no tiene familia, ni un hijo ni un hermano y aun así sigue trabajando muy duro. Nunca está satisfecha con lo que tiene, trabaja duro y no se detiene a preguntarse: «¿Para qué estoy trabajando tan duro? ¿Por qué no disfruto de la vida?» Eso tampoco tiene sentido.» Eclesiastés 4:7-8 PDT

Lo que sí tiene sentido es compartir con otros lo que Dios nos ha puesto en las manos. El verdadero tesoro es poner a disposición de Dios todo lo que tenemos. Aquí un ejemplo:

La mujer rica que construyó un cuarto de huéspedes al profeta Eliseo:
»Un día Eliseo fue a Sunén, donde vivía una mujer importante. Ella insistió en que Eliseo se quedara a comer en su casa. Así que cada vez que Eliseo pasaba por aquel lugar se detenía para comer ahí. La mujer le dijo a su esposo: —Mira, tú sabes que Eliseo es un hombre santo de Dios y que siempre pasa por nuestra casa. Por favor, hagámosle un cuarto en la planta alta. Pongámosle una cama en el cuarto con una mesita, una silla y una lámpara. Entonces, cuando se hospede en nuestra casa podrá tener su propio cuarto.»  2 Reyes 4:8-10 PDT

En la Biblia encontramos que nadie es tan rico que no necesite nada de Dios, pero nadie es tan pobre que no pueda servir a los propósitos de Dios. Una viuda a punto de morir de hambre sustentó al profeta Elías (1 Reyes 17:9), un granjero prestó un pollino para que Cristo lo montara al entrar a Jerusalén (Marcos 11:1-7), un niño compartió sus pocos panes y peces para que Cristo obrara un milagro (Juan 6:9-11), y otros personajes más cuyos actos de bondad testifican que tenían un verdadero tesoro: la suficiencia de Dios. Sus testimonios han traspasado los siglos y nos recuerdan que nuestro verdadero tesoro es usar nuestros bienes para los propósitos de Dios. ¡Hasta un vaso de agua compartido por amor a Cristo tendrá su recompensa! ¡Hagamos tesoros en el cielo!

¿Desea orar el Padre Nuestro?

Padre Nuestro

¿Cómo puedo orar Padre si no actúo como su hijo?
¿Cómo puedo orar nuestro si solo vivo para mí?
¿Cómo puedo orar que estás en los cielos si no acumulo tesoros allí?
¿Cómo puedo orar santificado sea tu nombre si no me preocupo por ser santo?
¿Cómo puedo orar Venga tu reino si vivo para mi propio reino, poder y riqueza?
¿Cómo puedo orar Hágase tu voluntad si desobedezco su Palabra?
¿Cómo puedo orar en el cielo como en la tierra si no lo estoy sirviendo aquí y ahora?
¿Cómo puedo orar El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy si no estoy dispuesto a compartir lo que tengo con otros?
¿Cómo puedo orar Perdónanos nuestras deudas si acumulo resentimiento contra alguien?
¿Cómo puedo orar No nos metas en tentación soy yo mismo soy el que voy por ese camino?
¿Cómo puedo orar líbranos del mal si me niego a colocarme toda la armadura de Dios?
¿Cómo puedo orar Tuyo es el reino si mi vida no refleja su señorío?
¿Cómo puedo orar Tuyo es el poder si temo lo que pueda hacer la gente?
¿Cómo puedo orar Tuya es la gloria si busco llevarme todo el honor?
¿Cómo puedo orar por todos los siglos si mi vida está limitada por lo temporal?

Se puede recitar con facilidad el Padre Nuestro, pero únicamente los verdaderos discípulos de Cristo pueden vivir esta oración. A ellos, Jesús les dice: «No se cansen de pedir, y Dios les dará; sigan buscando, y encontrarán; llamen a la puerta una y otra vez, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra, y al que llama a la puerta se le abrirá.» Lucas 11:9-10 PDT
¡Que Dios nos ayude a ser uno de ellos!


© Adaptado de Cook Communications.

 

Próximo curso en Instituto Peniel: Panorama completo de la Biblia

Curso Panorama de la Biblia

Es un curso dirigido a todos los cristianos, tanto a quienes empiezan a interesarse en su contenido como a quienes tienen tiempo de estudiarla. Le ayudará a:
1. Tener un conocimiento básico de los temas principales que están en la Biblia para poder interpretarla de acuerdo al contexto histórico y cultural en que fue escrita.
2. Podrá contemplar todo el contenido de la Biblia en forma breve y práctica.
3. Le servirá de fundamento para tomar o continuar su estudio bíblico en otras áreas.

Requisitos:
Ser cristiano
Contar con el permiso de su pastor o líder espiritual

Horario: Tercer sábado de cada mes de 9:00 AM a 2 PM
Inicia: Sábado 17 de octubre 2015
Duración: Tres meses
Costo de materiales: $350.00
Donativo por clase: $200.00 (Incluye almuerzo)
Lugar: Instituto Peniel (Av Constitución 36-B, Col. El Calvario, Ixmiquilpan, Hgo.)
Más información: 771 776 3650 / sixtovicente@hotmail.com

Bendiciones de ser cristiano

Gracias

La bendición de ser restaurados de un pasado pecaminoso
Efesios 1:3-9 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,  que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito.

La bendición de contar con una nueva identidad
2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
Romanos 6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

La bendición de la compañía de Dios en la vida diaria
Juan 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Yo y el Padre uno somos.
Mateo 28:19-20 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

La bendición de tener esperanza eterna
2 Corintios 5:1 Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.
1 Corintios 2:9-10 Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.
Apocalipsis 21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Celebran taller sobre «Mediación en conflictos religiosos» en Hidalgo

Captura de pantalla 2015-07-07 a las 16.53.02

Foto: Agenda Hidalguense

Pachuca, Hgo., 26 de junio 2015.  Humberto Villagrán Paz, titular de Ministros de Culto de la Dirección General de Asociaciones Religiosas de la Secretaría de Gobernación impartió el Segundo Taller de Capacitación “Mediación en Conflictos Religiosos, Avances Normativos y Derechos Humanos”. El objetivo fue dotar, a los secretarios municipales, de las herramientas necesarias para mantener entre los habitantes un ambiente de cordialidad y mutuo respeto, a través de una intervención eficaz, oportuna e imparcial.

Al poner en marcha este taller, el secretario de Gobierno del estado de Hidalgo, Salvador Elguero Molina,  aseguró que «el respeto a los derechos de los hidalguenses es compromiso de la administración de José Francisco Olvera Ruiz. La realización de este segundo taller, en coordinación con la Secretaría de Gobernación federal, es producto del trabajo conjunto, de la alta responsabilidad que desempeñamos y sobre todo, contribuye con el fortalecimiento del Estado de Derecho, mismo que conduce a un mejor entorno social.» Lo anterior, dijo Salvador Elguero, garantizando los derechos humanos. Éstos como una manera de vivir y no como una forma de resolver conflictos. Es decir, promover y difundir valores como la tolerancia y la libertad de credo. También, recordó que la constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece prohibición de toda discriminación motivada por la religión y que toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y religión. Así mismo, la Ley de Asociaciones y Culto Público indica que el Estado mexicano es responsable de garantizar el no ser objeto de discriminación, coacción u hostilidad por causas de creencias.

Por ello, refirió los recientes estudios que colocan a Hidalgo como la entidad más pacífica del país. Evidentemente estos resultados son producto de la acción de quienes formamos parte del estado de Hidalgo, como lo son ustedes: las y los secretarios municipales.

Es muy importante que mantengamos el paso, y que mediante la aplicación de la norma y de la prevención que podamos realizar cada quien en su ámbito de competencia, se fortalezca el respeto y la tolerancia, para que la sociedad pueda tener un mejor entorno en su desarrollo.

El secretario habló acerca de algunas situaciones en donde han tenido que intervenir por supuestos casos de intolerancia religiosa. Un buen número de ellos, dijo, se derivan de la interpretación que se hace de los usos y costumbres, que en algunas ocasiones resultan ser violatorios a los derechos humanos, con las consecuencias judiciales inherentes. Por esta razón es necesario y conveniente mantener la capacitación sobre la normatividad y formas para prevenir, y en su caso resolver, situaciones relacionadas con intolerancia religiosa.

Agradeció la participación de los ayuntamientos, pues con esto se realizará un trabajo más eficaz. En el gobierno del estado continuaremos atendiendo cualquier diferencia dentro del marco legal establecido, con la finalidad de mantener la paz social y la armonía entre los hidalguenses.

Por su parte, el subsecretario de Desarrollo Político y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobierno de Hidalgo, Ricardo Amador Zamudio, afirmó que libertad, tolerancia y respeto son conceptos cuyos significados se entrelazan, instituyéndose a sí mismos como la base donde descansa la democracia moderna. Son principios que se aprenden y se fomentan dentro de la sociedad, por lo que es responsabilidad de todos exigir nuestros derechos y al mismo tiempo cumplir cabalmente con nuestras obligaciones.

Profesar una religión es, en primer término un derecho, pero además los diferentes dogmas fomentan valores universales, generan identidad y hacen aportaciones a la cultura y al arte. De ahí la importancia de salvaguardar la libertad de culto.

Los derechos humanos en todas sus expresiones, por visión del gobernador José Francisco Olvera Ruiz, son una meta común. Sumarse a esta tarea también requiere preparación, por ello este segundo taller para hacer llegar las herramientas que permitan resolver los problemas a través del diálogo y la concertación, añadió.

El ponente, Humberto Villagrán dio a conocer que en México existen 8 mil 156 asociaciones religiosas registradas ante la Secretaría de Gobernación. De igual forma, dio a conocer que hay dos tipos de conflictos en la ley: 1. Entre asociaciones religiosas y el gobierno interviene sólo que lo pidan; y 2. Conflictos por intolerancia religiosa, que se dan entre grupos.

FUENTE: Agenda Hidalguense