La llegada del cristianismo a México, Revista Arqueología Mexicana

Recomendación: Revista Arqueología Mexicana Edición 127

Me permito recomendar la edición 127 de la Revista Arqueología Mexicana cuyo tema de portada es la llegada del cristianismo católico romano a suelo mexicano. Una edición muy útil para entender el sincretismo religioso de nuestro país. A continuación, una porción del contenido de esta edición.

Hernán Cortés y los religiosos

Además de tener los valores de un guerrero de su época, Hernán Cortés era al mismo tiempo un varón piadoso y un ferviente católico, es decir, en él la guerra y la religión estaban íntimamente unidas. Esta actitud explica la relación tan cercana que tuvo con los religiosos, así como la visión que éstos dejaron de él en sus crónicas.

Parecería contradictorio que un hombre de armas como Hernán Cortés, imbuido de los valores guerreros como el arrojo, la valentía, el gusto por el fragor de la batalla y por derramar sangre, fuera al mismo tiempo un varón piadoso y un ferviente católico preocupado por la salvación de su alma y por la de sus semejantes. Pero esto no era raro en una sociedad como la medieval y mucho menos en Castilla, donde varios siglos de lucha contra los musulmanes habían generado una ideología en la cual la guerra y la religión estaban íntimamente unidas. El triunfo final sobre los infieles con la toma de Granada en 1492, el mismo año que Colón llegaba a América, era considerado como un hecho providencial; Dios premiaba a los castellanos con un continente lleno de riquezas por haber luchado contra los enemigos de la fe, pero el premio traía consigo la obligación de convertir a las almas de los indios al cristianismo.

Esta actitud se puede ver a lo largo de la vida del conquistador quien, según sus propios testimonios y los de sus contemporáneos, al llegar a un poblado indígena les hacía una predicación acerca de la fe por medio de un intérprete, quitaba al ídolo del templo y ponía en su lugar una imagen de la Virgen María o una cruz.

 

¿Debe preocupar el ecumenismo a los cristianos?

¿Podemos unirnos a otros grupos cristianos aunque no tengamos las mismas doctrinas? ¿Qué es más importante para Dios: la unidad o la verdad? ¿Qué dice la Biblia? 

¿A qué llaman ecumenismo?
El Diccionario de la Real Academia Española lo define así: «Ecumenismo es la tendencia o movimiento que intenta la restauración de la unidad entre todas las iglesias cristianas.»

El sitio catholic.net asegura lo siguiente: «El Movimiento Ecuménico comenzó oficialmente con el Congreso Misionero de Edimburgo (Escocia) en 1910. Surgió en un ambiente protestante y en un contexto misionero, por la necesidad de presentar un frente unido en los países paganos. Participan en él los que invocan al Dios Uno y Trino y confiesan que Jesús es el Señor y Salvador. Casi todos, aunque de distinta manera, aspiran a una Iglesia de Dios única y visible.»

Si una iglesia desea unirse al ecumenismo debe «Invocar al Uno y Trino y confesar que Jesús es el Señor y Salvador.» ¿Y sobre los demás puntos de su credo, sus prácticas y sus rituales que son diferentes a los demás ecuménicos? Las evidencias muestran que no importan, son secundarias, no se discuten, lo que interesa es la unidad en sí misma. Esta es la razón por la cuál este movimiento se integra de líderes católicos romanos, ortodoxos y protestantes como luteranos, episcopales, metodistas y en los últimos años, sectores pentecostales y los llamados neo-pentecostales.

¿Y quién encabeza esta unión de iglesias cristianas de todas las denominaciones integrantes?
El Diccionario Teológico Ilustrado de Editorial CLIE nos lo dice citando el punto 97 de la Encíclica de Juan Pablo II Ut unum sint (Para que sean uno): «La primera parte de los Hechos de los Apóstoles presenta a Pedro como el que habla en nombre del grupo apostólico y sirve a la unidad de la comunidad… Esta función de Pedro debe permanecer en la Iglesia… ¿No es acaso de un ministerio así del que muchos de los que están comprometidos en el ecumenismo sienten hoy necesidad? Presidir en la verdad y en el amor para que la barca –hermoso símbolo que el consejo ecuménico de las iglesias eligió como emblema– no sea sacudida por las tempestades y pueda llegar a buen puerto.» El fallecido promotor del ecumenismo Karol Wojtyla (Juan Pablo II) lo expresó sin ambigüedad: La Iglesia de Roma está comprometido en el ecumenismo porque lo preside. Nadie diga que Juan Pablo II no fue honesto en sus intenciones.

¿Qué tan ecuménico se ha vuelto el cristianismo?
El documental que se presenta en este «post» es narrado por el Pastor Carlos Parga y registra con aceptable objetividad el avance ecuménico. Hoy es posible ver sus efectos en casi todas las denominaciones cristianas.

¿Qué dice la Biblia?
El Apóstol Pablo advierte en Romanos 16:17-18
«Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.»
Pablo exhorta a los cristianos de Roma a apartarse de quienes no profesan una doctrina sana, no a unirse con ellos.

En su Primera Carta a Timoteo 1:3-4 leemos:
«Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora.»
Pablo exhorta al ministro Timoteo a «mandar a otros ministros que no enseñen diferente doctrina,» no a unirse a ellos.

En la misma carta, este apóstol recomienda lo siguiente:
4:16 «Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.»
Todo pastor, líder o ministro debe cuidarse de sí mismo y de lo que enseña; está de por medio su propia salvación y la de sus congregantes. Unirse a otros grupos con doctrinas diferentes es contraproducente.

Por causa de espacio, citaremos finalmente las palabras del Apóstol Juan (1 Juan 1:6-11):
«Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio. Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo. Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo.
Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras.»
Esta exhortación no requiere comentarios, sino obediencia.

¿Qué hacer?
Seguir el ejemplo de los nuevos creyentes de Berea (Hechos 17:10):
«Recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.» Estas personas eran nuevas en la fe cristiana y la predicación era del Apóstol Pablo, sin embargo, no les era suficiente, querían comprobado por ellos mismos con las Escrituras. ¡Es lo mismo que cada cristiano debe hacer hoy!

Prisma venció el cáncer, ahora cantará a las mamás en Hidalgo

Imagen
Prisma,
cuyo verdadero nombre es Silvia Tapia fue ampliamente conocida en el ambiente musical secular. Su canción «De color de rosa» ganó el premio OTI en 1986 y se presentaba con frecuencia en el programa de televisión Siempre en Domingo de Televisa. Su vida dio un vuelco de 180 grados cuando le detectaron cáncer de mama en diciembre del año 2000.

“Cuando me diagnosticaron cáncer me sentí fatal, yo estaba sola, mi hija me abandonó, mi familia no me quería y yo no sólo tenía cáncer en mi cuerpo, sino cáncer en mi alma y esto me destruyó más que la enfermedad que estaba padeciendo”, afirmó al periódico Zócalo Saltillo hace un par de años. 

Mencionó que en ese momento, estaba dando clases de música y una de sus alumnas tenía tiempo que le había empezado a hablar de Dios y la Biblia y le llamó la atención, pero cuando supo que tenía cáncer fue cuando más se aferró a Dios y le pidió que la ayudara. “Ahí me di cuenta que yo estaba haciendo las cosas mal y que mi cáncer lo tenía que combatir desde adentro, Dios me hizo ver esto, pues en una de mis composiciones decía, se me cansó el corazón de tanto amar y no haber recibido, cuando yo misma provoqué esto”, resaltó. 

Después de esta revelación indicó que siguió a las quimioterapias, se le extirpó el pecho y comenzó a sanar poco a poco, luego logró reconciliarse con su hija, a quien le pidió que no siguiera sus mismos pasos, pues podría terminar igual que ella. 

En junio del 2002, el cáncer volvió a aparecer y ahora se alojó en el hígado, los doctores le dijeron que ya no podían hacer mucho por ella, pues éste es de los tipos de cáncer más peligrosos, ya que no se lo pueden extirpar, pero aún así se aferró a la vida. “Yo no me quería morir y le pedía a Dios que no me quitara la vida, menos cuando ya había entendido su mensaje y ahora estaba teniendo la felicidad que realmente estaba buscando y poco a poco me fui reponiendo, y ahora sigo en pie y dando testimonios de vida”, externó muy contenta.

Convertida ahora a la fe cristiana, esta cantante y compositora de fe y de excelente voz dará un concierto con motivo del Día de las Madres en la iglesia Comunidad Evangélica Filadelfia en Progreso de Obregón, Hidalgo el sábado 17 de mayo 2014 a las 6:00 de la tarde. Si usted desea mayores informes puede marcar a los siguientes teléfonos: 871 727 9069 y 771 777 4518. También puede dirigirse a la página de Facebook de Grupo Shabac.

 

Dios no está muerto

DIOS NO ESTÁ MUERTO narra la historia de Josh Wheaton (Shane Harper), un estudiante universitario cuya fe es desafiada por el profesor Radisson (Kevin Sorbo), su maestro de filosofía quien cree que Dios está muerto. Shane toma la decisión de defender su fe y esto ocasiona serios conflictos. La historia se desarrolla alrededor de la vida de varios individuos quienes también son desafiados por un mundo que no cree en la existencia de Dios.

CANZION Films hace una invitación exclusiva a pastores, líderes de ministerios, medios de comunicación y libreros a la premier de esta película que pretende ser un poderoso auxiliar en el evangelismo y crecimiento familiar. La función será en:
Cinépolis Galerías, Pachua, Hgo.
Martes 29 de abril 2014 a las 8:00 PM
La entrada es gratuita pero debe confirmar su asistencia a:
REGISTRO A PREMIER EN PACHUCA, HGO. DIOS NO ESTÁ MUERTO
El cupo es limitado. Solamente se pueden reservar 2 boletos.

CF Peniel El Tablón celebra sus primeros bautizos en agua

Oración especial por los primeros bautizados del Centro Familiar Peniel El Tablón

Oración especial por los primeros bautizados del Centro Familiar Peniel El Tablón

Después de meses de labor misionera en la población indígena de El Tablón, Ixmiquilpan, Hgo; el día sábado 2 de noviembre 2013 se celebraron los primeros bautizos de los primeros creyentes de esta comunidad.

En medio de un clima frío, las primeras dos parejas que han recibido a Jesucristo como Señor y Salvador, bajaron a las aguas bautismales como testimonio público de su fe cristiana.

Miguel Mtz, de los primeros frutos de la misión quien con gusto presta su hogar para las reuniones.

Miguel Mtz, de los primeros frutos de la misión quien con gusto presta su hogar para las reuniones.

Con la alegría reflejada en sus rostros, los asistentes entonaban con convicción la letra del himno clásico «Soy bautizado como manda El Salvador» durante el breve devocional que antecedió a esta ceremonia especial llevado a cabo en las instalaciones del Parque Acuático Dios Padre A.C.

Gratitud por el regalo de salvación a través de Jesucristo.

Gratitud por el regalo de salvación a través de Jesucristo.

La ceremonia fue conducida por el Pastor Sixto Vicente auxiliado de los ministros a cargo de esta misión Carlos Ramírez y Ma. Francisca Olguín quienes actualmente atienden semanalmente a un grupo de aproximadamente quince niños y diez adultos.

Halloween: La verdad detrás del disfraz

Halloween: La verdad trás del disfraz

Halloween: La verdad trás del disfraz | Investigación especial SIVISA

Mientras muchos consideran este día una ocasión especial para aumentar sus ventas, adornando sus locales comerciales y vitrinas con dibujos de fantasmas, brujas y calabazas; el brujo Bryan Jordan de Washington ha dicho en relación a esta fecha “los religiosos y los niños no se dan cuenta de lo que hacen y lo que practican inocentemente celebrando juntamente con nosotros (los brujos) nuestra fiesta, lo cual nos complace.”

Halloween es un día de fiesta disfrazado; si le quitamos la máscara encontraremos cosas difíciles de creer en cuanto a una diversión sana se refiere. Esto es lo que Satanás hace creer y como padre de mentira ha logrado engañar a la gente con el verdadero sentido de su celebración. El Apóstol Pablo claramente nos advierte que esto no es de maravillarse, porque el diablo se disfraza como ángel de luz.

La noche de brujas es una época de diversión que se presta para gozar, disfrutar de una fiesta con los amigos, participar en concurso de disfraces, la oportunidad de convertirse en brujas, fantasmas, pitufos, duendes y demás seres siniestros. Es una noche de oportunidad única en todo el año para tocar las puertas de personas desconocidas y pedirles dulces y frutas. Los más audaces visitan casas encantadas, ven películas de terror y otros inclusive visitan a media noche cementerios o reuniones espiritistas con la intención de contactar con los espíritus de los muertos.

Las escuelas públicas, son uno de sus grandes promotores; incluso dan más énfasis a esta celebración que al Día de la Independencia. Los comerciantes aprovechan esta fecha para lanzar al mercado ofertas de confites con mensajes alusivos al ocultismo.

El 20% de las películas de estas fechas son de terror. Muchos afirman que es ciencia ficción, pero algunos contratan satanistas para que les ayuden a reproducir auténticamente los ritos, ceremonias, maldiciones, sacrificios, que se muestran en estas películas. El fruto de todo esto se ve reflejado en el comportamiento de algunos adolescentes que han cometido crímenes en conexión con el satanismo.

Ante estas costumbres surgen varias interrogantes: ¿Qué es realmente Halloween, de dónde viene y por qué hace énfasis en todo lo relacionado con la muerte y el ocultismo? 

UNA MIRADA AL PASADO
Cuentan quienes gustan de indagar el pasado que los antiguos celtas del norte de Europa organizaban un festival en honor a Shamhain o Sama muchos años antes de Cristo. Los antiguos seguidores de Shamhain creían en la existencia de varios ídolos, la adivinación, astrología, brujería y predecían el futuro con sangre humana.

La noche del 31 de octubre, los pobladores de la antigua Inglaterra, Irlanda, norte de Francia y Escocia celebraban el final del verano y el inicio del nuevo año céltico ofreciendo sacrificios al «señor del cielo y de la tierra.» Este día festivo era llamado «vigilia de Samhain,» cuya imagen era un esqueleto sosteniendo una hoz o guadaña en su mano; siglos después, llegó a ser conocido como la Muerte, cuyo día se celebraba el primer día de noviembre.

Durante esta época del año, las hojas de los árboles caen, el sol se oculta más temprano y las temperaturas descienden. Los antiguos celtas interpretaban estos fenómenos como un decaimiento de su dios sol quien estaba perdiendo su fuerza porque «Samhain» lo estaba subyugando. Adicionalmente, aseguraban que esta noche «Samhain» se reunía con los espíritus de todos los que habían muerto el año anterior. Estos espíritus habían sido confinados a vivir dentro de cuerpos de animales en castigo de sus malos actos y la última noche de este mes se les permitía regresar a sus antiguos hogares a visitar a los vivos. La forma de protegerse de ellos, era mediante ceremonias de adoración a los espíritus dirigidos por sacerdotes o druidas en las que se quemaban animales (caballos, gatos, ovejas negras, bueyes) e inclusive seres humanos como ofrenda para apaciguar la ira de Samhain. En la cima de las colinas se encendían grandes hogueras para ahuyentar a los espíritus malos y aplacar a las potestades sobrenaturales que regían los procesos de la naturaleza.

En un intento de «cristianizar» este día de ritos y ceremonias, en el año 834 d.C. la iglesia romana a través del Papa Gregario IV instituyó el primer día de noviembre como Día de todos los santos con el fin de eliminar el de Samhain, cosa que no sucedió. En inglés este día se llama All Hallow’s Day, o como lo conoce todo el mundo Halloween. Durante la Reforma, el Día de todos los santos fue rechazado por el movimiento protestante. Esta festividad pisó suelo americano gracias a los inmigrantes irlandeses que inundaron Nueva York durante el año 1845; para finales del siglo XIX sus costumbres se habían popularizado.

Hoy día Halloween es día de publicidad para los comerciantes. Es una noche en que las personas decentes se convierten en exhibicionistas insolentes. El 60% de los disfraces de Halloween se venden a los adultos. El 31 de octubre, para los lectores psíquicos, los clarividentes y los visionarios autoproclamados, es el momento más ocupado del año. Una de cada cuatro personas entre los 18 y los 40 años de edad se disfraza de algo. Los que publican libros sobre temas que van desde la astrología hasta la brujería, indican un dramático aumento en las ventas. La población de Salem, en Massachusetts, que se precisa ser la patria de la brujería norteamericana celebra ahora una «fiesta de espantos» la noche de Halloween, para extender su temporada turística de verano.

 LO QUE HAY DETRAS DEL DISFRAZ
A luz de este repaso histórico examinemos sus actividades y prácticas actuales asociadas a este día:

• La fecha del 31 de octubre, esta obviamente relacionada con una fiesta pagana, durante la cual se practicaba la adivinación.

• Las máscaras y los disfraces son usados para ocultar la verdadera identidad de los niños, quienes son obligados a salir y copiar los actos de trampería y de hostigamiento, previamente atribuidas a hadas, brujas y duendes.

• El simple trato es una exigencia de contribución de alimentos, lo cual está claramente relacionado con la exigencia de los druidas de comida para su dieta. Los druidas eran vegetarianos; los animales que les ofrecían, solamente eran solicitados para sacrificios.

• Los «posters» comprados o dibujados por los niños con brujas sobre escobas pasando al frente de la luna muestran a estos seres en camino a un culto especial de Satanás.

• Las calabazas talladas con el rostro de una persona están relacionadas con las máscaras de muerte utilizadas por los druidas durante el festival de Samhain.

• Todo el concepto detrás del día de brujas está relacionado con las tinieblas, la muerte, el temor, el engaño, los ritos paganos y el satanismo.

Cada año se incrementa el satanismo dentro de esta celebración. En Inglaterra se realizan sacrificios honrando al dios de la muerte, eligen la reina de las brujas en la iglesia de la magia negra. La elegida obtiene fama, fortuna y poderes psíquicos para hacer maldades. En este país europeo el número de creyentes es casi igual al numero de brujos.

En los estados del norte de México y en otras parte de la República, desde hace varios años la prensa da cuenta del hallazgo de restos de animales y de personas que han sido asesinadas en ritos de tipo ocultista.

CONSECUENCIAS Y RIESGOS

Todo lo relacionado con el día de las brujas está ligado con el mundo escondido, oscuridad, muerte y temor a un opresor. Dios quiere que el oprimido sea libre; una vida sin temor debe ser la característica de un verdadero discípulo de Jesús, no debemos temer a ningún otro «dios».

Las consecuencias físicas que representa el Halloween para los niños se pueden discernir fácilmente, sin embargo, los daños físicos no se comparan con los daños espirituales. Aún así, sea por su ignorancia o por amor a la tradición humana, mucha gente continúa tomando parte de sus actividades excusándose al decir: «solo lo hacemos para pasar un rato agradable y de todos modos los niños no saben la diferencia.» El deseo de pasarla bien a menudo se opone a lo que Jesucristo nos ordena. No debemos comprometer nuestro testimonio, sino que debemos abstenernos de todo lo que parezca malo (1 Tes. 5:22) y haced todo para la gloria de Dios. Sea que creamos o no en estas cosas, las tradiciones ligadas a esta festividad ocultista acarrean connotaciones diabólicas y lo importante es que debemos desenmascarar sus obras.

Estas prácticas son condenadas por la palabra de Dios. Desde el Antiguo Testamento la brujería y la hechicería eran prohibidas y se castigaban con la muerte (Éxodo 22:18). El comunicarse con los espíritus bloquea nuestra comunión con el Señor (Levítico 20:6). Toda persona que consultaba a los mediums eran descartados del pueblo (Levítico 20:6). En el Nuevo Testamento, el Apóstol Pablo ubica la hechicería como una obra de la carne dentro del mismo catálogo que un homicidio (Gálatas 5:21). Estas citas y todo el contexto de la Palabra de Dios ordena no contaminarnos con estas prácticas propias de la gente que no tiene comunión con Cristo. Él aborrece que sus hijos participen de fiestas que no glorifican su nombre, y en el Halloween en ningún momento se hace énfasis en algo positivo, sólo se glorifica a la muerte y todo símbolo de tipo satánico.

Otra de la festividades mexicanas con mucho arraigo es el Día de Los Muertos. La Escritura establece que el hombre muere una vez y después de esto viene el juicio. Cuando se celebra el día de los muertos, realmente no es para esos seres queridos que han muerto, sino para el «dios de la muerte.» Dios dice que Él ya venció a la muerte por la resurrección de su Hijo Jesucristo. La Biblia afirma que en la tumba sólo está el polvo, pero el espíritu de la persona vuelve a Dios y no regresará sino hasta el día del juicio final. Esta celebración tiene estrecha relación con el Halloween; no es coincidencia que una fiesta esté seguida de la otra y que el énfasis de la muerte predomine en ambas.

LUZ O TINIEBLAS, CRISTO O BELlAL
Cuando el hombre trata de tener comunión con el Señor por otros medios utilizando más allá de sus cinco sentidos, penetra en una dimensión sobrenatural y trasciende los límites de la misma. Entra en contacto con seres invisibles pero con personalidad, fuerza e inteligencia que se mueven dentro y fuera de nuestra atmósfera y que engañan al hombre aparentando servir a Dios. Shakespeare lo dijo en Hamlet: «Hay más cosas en los cielos y en la Tierra, que las que se imaginan en vuestra filosofía. »

¿De dónde proceden estos seres? ¿Cuál es su origen? La respuesta se encuentra en Ezequiel 28:12-19 e Isaías 14:12- 17. Estos pasajes describen a Satanás quién a pesar de haber tenido una condición privilegiada en todo lo que hacía, corrompió su esencia en un afán de poder, profanó su santidad y su rebelión vino juntamente con su caída.

Conociendo de antemano cuál es su designio final, él trata de desviar la mirada del hombre que busca a Dios. ¡Despertemos! Satanás está activo en nuestros días. Los ejecutores de su plan están en plena operación y estos trabajan en la llamada magia negra y blanca, mediums, espiritistas y todo aquello que implica control mental.

Halloween es una celebración satánica. De nosotros depende ser luz para aquellos que están en tinieblas, cambiando esta costumbre por la verdad de Cristo Jesús.

Las alternativas son muchas, sólo mencionamos una: celebrar un servicio en la iglesia que eduque a los cristianos al respecto de éste y otros peligros y posteriormente, dar alabanza y adoración al Único y verdadero Dios aunado a una oración de intercesión y protección por los niños del mundo. Esta es una idea que ha tardado en ponerse en práctica.

Otra idea: Pueden llevarse a cabo servicios para niños en que la iglesia ayude a los padres a educar a los niños sobre su responsabilidad de evitar aquello que parece malo. Cuando dejemos la pasividad, estaremos mostrándole a Dios nuestro compromiso en lo que a fidelidad se refiere, deseando pararnos en su justicia para que Él reine en los corazones de todos los que nos rodean.

La labor de Satanás es que muchísimas almas se pierdan diariamente. Sin embargo, Dios también sigue trabajando en su plan de redención. Si queremos ser parte de este maravilloso plan, tanto padres de familia cristianos como hijos e iglesia en general, debemos una vez por todas dejar que Dios haga su voluntad a cualquier costo.

Cuatro razones para no celebrar el Halloween

Va contra la doctrina de Jesús
Las enseñanzas de Jesús plasmadas en la Escritura están en contra del ocultismo en todas sus formas: espiritismo, brujería, hechicería, adivinación, lectura de cartas, horóscopos, astrología, consulta a los muertos, etcétera.

 Rinde culto a Satanás
Aunque en apariencia es una llamativa actividad recreativa infantil, su verdadero significado es exaltar al diablo y su obra de maldad. En muchos países, incluyendo México, los grupos satánicos celebran en esta noche un «culto» especial dedicado a Satanás que incluyen sacrificios humanos, sobre todo de niños secuestrados para tal fin que son ofrecidos como víctimas inocentes en una noche de lujuria, drogas, alcohol y toda clase de desenfrenos en las llamadas «misas negras».

 Se opone al primer mandamiento
Este tipo de actividades, ni exalta el nombre de Jesús, ni tiene nada que ver con su Padre Celestial y mucho menos con el Santo Espíritu del Dios Altísimo. Por lo tanto, va en contraposición al primer mandamiento de amar a Dios con toda nuestra alma, nuestra mente, nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas, con todo nuestro ser. Participar quiere decir «ser parte de.» Si usted participa de esta «fiesta», no sólo se está alejando u olvidando de la adoración al Dios Eterno e Inmortal, sino que está siendo parte de una actividad que glorifica a las brujas y a su padre Satanás.

Contamina y esclaviza a nuestros hijos
No hay magia blanca y magia negra, no hay brujas buenas y brujas malas. Toda la actividad demoníaca se disfraza y se oculta para ganar adeptos. Jesús dijo: «Dejad que los niños vengan a mí y no se los impidáis, porque de los tales es el Reino de los Cielos». En este día «vestimos» a nuestros niñitos como «brujitas» y «diablitos,»¿llevaría usted a sus niños disfrazados ante Jesús?

© Este artículo fue publicado originalmente por la Revista Doce2, 2003.

El verdadero discipulado

Jesús dijo:
«Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra.
Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos».
Mateo 28:19-20 NTV

¿Anhela estar en la presencia de Dios?

Presencia de Dios
Millones de persones viven su vida ignorando totalmente a Dios y sus principios; sin embargo, por una extraña razón confían que al morir irán a la presencia de Dios. ¿Qué dice la Biblia sobre esto?

Un profeta llamado Isaías tuvo la oportunidad de experimentar la presencia de Dios aún estando vivo. Leamos su testimonio:

El año en que murió el rey Uzías, vi al Señor sentado en un majestuoso trono, y el borde de su manto llenaba el templo. Lo asistían poderosos serafines, cada uno tenía seis alas. Con dos alas se cubrían el rostro, con dos se cubrían los pies y con dos volaban. Se decían unos a otros: «¡Santo, santo, santo es el Señor de los Ejércitos Celestiales! ¡Toda la tierra está llena de su gloria!».

Sus voces sacudían el templo hasta los cimientos, y todo el edificio estaba lleno de humo. Entonces dije: «¡Todo se ha acabado para mí! Estoy condenado, porque soy un pecador. Tengo labios impuros, y vivo en medio de un pueblo de labios impuros; sin embargo, he visto al Rey, el Señor de los Ejércitos Celestiales».

Entonces uno de los serafines voló hacia mí con un carbón encendido que había tomado del altar con unas tenazas. Con él tocó mis labios y dijo: «¿Ves? Este carbón te ha tocado los labios. Ahora tu culpa ha sido quitada, y tus pecados perdonados».

Después oí que el Señor preguntaba: «¿A quién enviaré como mensajero a este pueblo ¿Quién irá por nosotros?».
—Aquí estoy yo —le dije—. Envíame a mí. (Libro de Isaías 6:1-8 NTV)

Este párrafo escrito por el propio Isaías describe la nada grata experiencia de estar ante la presencia majestuosa de Dios. Fue tan terrible que de hecho, él sintió morirse. ¿Por qué? ¿Cuál es la razón de tan angustiosa sensación?

1. La santidad de Dios.
Los seres celestiales que aparecen en la narración proclaman incesantemente que Dios, el Rey del universo, el Señor de los Ejércitos Celestiales es tres veces santo.

Cuando la Biblia llama a Dios Santo, significa que Él es «trascendentalmente separado.» Es decir, que Él está tan por encima y más allá de nosotros; su trascendencia describe su suprema y absoluta grandeza. Que Dios sea santo significa que «inspira asombro o es asombroso.» En el sentido más elevado, sólo Dios es asombroso.

Isaías tuvo temor a Dios porque Él es santo. Su temor fue un temor servil, un temor nacido del pavor. Dios es demasiado grande para nosotros, demasiado asombroso. En su presencia, tememos y temblamos. Hallarnos ante su presencia, puede ser nuestro más grande trauma.

En el momento que este profeta vio la santidad de Dios, por primera vez en su vida entendió quién era Dios; a la vez, por primera vez entendió quién era Isaías.

2. El pecado de Isaías
Esta visión hizo temblar el lugar. Pero, las puertas del templo no fueron lo único que se conmovió. Lo que más tembló en aquel edificio fue el cuerpo de Isaías. Cuando él vio al Dios viviente, el monarca reinante del universo desplegado ante sus ojos en toda su santidad, Isaías exclamó «¡Todo se ha acabado para mí! Estoy condenado, porque soy un pecador.  Otra traducción dice: «¡Ay de mí!» La palabra ¡Ay! es un aviso de juicio. Isaías se reconoció a sí mismo como un pecador y su pecado demandaba un juicio divino.

¿Isaías era un hombre pecador? Sus contemporáneos lo consideraban el hombre más recto de la nación y lo respetaban como un modelo de virtud. Pero cuando tuvo la repentina visión del Dios santo, en ese instante toda su autoestima fue sacudida. En un segundo su desnudez se descubrió ante la mirada de la norma más absoluta de santidad. Comparado con otras personas, él podía sostener una alta opinión de sí mismo. Pero en el instante que él se midió con la Norma Suprema, él fue deshecho -moral y espiritualmente devastado. Fue desintegrado, desarticulado. Su sentido de integridad se derrumbó.

Isaías comprendió su vileza. Todas las fibras nerviosas de su cuerpo temblaban mientras buscaba donde esconderse, orando que de alguna manera la tierra lo cubriera, el techo del templo lo sepultara, o algo, cualquier cosa, lo liberara de la santa mirada de Dios. Pero no había dónde esconderse. Él estaba allí, desnudo y solo frente a Dios. A diferencia de Adán, no tenía a Eva para alentado, ni hojas de higuera que lo escondieran. Lo suyo era la esencia de la angustia moral, ésa que desgarra el corazón de un hombre y destroza su alma en pedazos. Culpa, culpa, culpa sin tregua brotaba por todos sus poros.

Esta es la condición de todo ser humano cuando sea llamado a la presencia de Dios. No hay justo ni uno sólo –afirma la Escritura. Todos somos pecadores y nuestros más íntimos secretos serán revelados, cada palabra, pensamiento y acto será juzgado por el Rey de gloria.

El profeta dramáticamente reconoció: ¡Tengo labios impuros! ¿Esto significa qué sólo pecaba con sus labios, sus palabras? No. El Señor Jesucristo nos enseñó que de la abundancia del corazón habla la boca, y «del corazón salen los malos pensamientos, el asesinato, el adulterio, toda inmoralidad sexual, el robo, la mentira y la calumnia.» (Mateo 15:19). Y esas cosas son las que contaminan, ensucian y envilecen al ser humano y lo hacen sentirse indignos de estar en la presencia de Dios.

3. ¿Cuál fue la solución ante este problema?
El Dios santo es también el Dios de gracia,
y no permitió que su siervo continuara postrado sin consuelo. Inmediatamente comenzó a limpiado y a restaurar su alma, enviando a uno de los serafines. La inmundicia de su boca fue quemada; él fue refinado con el fuego santo.

Por medio de este acto divino de limpieza, Isaías experimentó un perdón más allá de la purificación de sus labios. Él fue limpiado completamente, aunque no sin el terrible dolor del arrepentimiento. Él lamentó su pecado, abrumado con angustia moral, la convicción de pecado que el sintió fue constructiva y le trajo una sanidad que se extenderá por toda la eternidad. Su pecado fue perdonado, y su dignidad fue restaurada. En un momento, el devastado profeta fue restaurado y purificado. Él ahora estaba limpio.

Todos somos como Isaías. Si comparecemos ante la presencia de Dios con pecado estaríamos perdidos. Pero al igual que para este antiguo israelita, también existe una gracia para quienes se reconocen como pecadores y son movidos a un genuino arrepentimiento en su ser. Y justamente proviene de un altar de sacrificio, de la cruz del Calvario. Dios conociendo la bancarrota espiritual del mundo y no habiendo otra fuente de limpieza para nuestro pecado, envió a su Hijo Jesucristo a la cruz a morir pagando nuestros pecados para que todo aquel como Isaías que cree en Él y acepte este sacrificio no se pierda en la condenación sino tenga limpieza espiritual y vida eterna.

Al aceptar este hecho histórico y recibir por fe el perdón que otorga su gracia, somos completamente limpios de toda culpa, todo nuestro pasado queda sepultado, todas las cosas de nuestro ser son renovadas, y ya no tenemos ninguna condenación porque somos reconciliados con Dios. Aquí inicia una preciosa recuperación de la imagen y semejanza que Dios le dio a nuestro antepasado Adán. Algunos llaman a este evento-proceso «una conversión o un nuevo nacimiento» que nos abre los ojos a una realidad espiritual, pasamos de la oscuridad a la luz, y del poder de Satanás a Dios. Entonces recibimos el perdón de nuestros pecados y se nos da un lugar entre el pueblo de Dios y somos registrados en el Libro de la Vida por nuestra fe en Jesucristo.” (Vea Juan 1:12-13, 3:16-18, Romanos 5:1, 8:1, Hechos 26:15-18).

Este es el requisito indispensable para presentarse ante la majestad de Dios sin huir despavoridos. Ninguna obra buena, ninguna religión ni código de conducta alguna nos dará la capacidad de estar en la presencia de Dios por la eternidad sino únicamente el sacrificio de Jesucristo como cordero de Dios que vino a quitar el pecado de este mundo.

Si en verdad anhela una eternidad junto al Padre, arrepiéntase verdaderamente de vivir ignorando a Dios, reconozca sus pecados y acepte por fe el perdón total y absoluto que solamente Cristo ofrece. Si lo hace, el Padre, el Hijo y Espíritu Santo vendrá a su cuerpo y lo convertirá en su habitación, su templo y siempre permanecerá dentro de usted dándole paz, consuelo y un poder especial para vivir de acuerdo a los principios de Dios contenidos en la Biblia. (Estudie Juan 14:23; 1 Corintios 3:16; Gálatas 5:16-25).

4. ¿Qué siguió a la limpieza espiritual de Isaías?
Él mismo nos lo cuenta: «Entonces oí la voz del Señor que decía: ¿A quién enviaré? ¿Quién irá por nosotros? Y respondí: Aquí estoy. ¡Envíame a mí!»

La visión de Isaías adquirió una nueva dimensión. Hasta entonces él había visto la gloria de Dios, había oído el canto de los serafines, había sentido el carbón ardiente sobre sus labios, pero ahora por primera vez escuchaba la voz de Dios.

De repente, los ángeles callaron y la voz que la Escritura describe como el estruendo de muchas aguas resonó en todo el templo. Aquella voz hizo eco con las agudas preguntas: «¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?» Aquí vemos un patrón que se ha repetido en la historia. Cuando Dios se aparece, la gente tiembla con terror, luego Dios perdona y sana, para después enviar. El patrón es que el quebrantamiento precede a la misión.

Dios tomó a este hombre destruido y después lo envió al ministerio. Él tomó a un pecador y lo hizo un profeta; tomó a un hombre de labios sucios y lo hizo su vocero.

Isaías fue restaurado no para quedarse dentro del templo, sino para salir y anunciar la voz de Dios a su nación. Cuando Dios nos limpia y nos restaura es con el fin de convertirnos en instrumentos de bendición y de su gracia a la gente que nos rodea. Él redime al padre alcohólico y lo reintegra a su familia como un padre amoroso; Él restaura al adúltero y lo lleva a los brazos de su esposa como un compañero fiel; Él convierte al orgulloso y arrogante y lo envía a los suyos como un humilde hombre de Dios.

Cuando Dios redime, Él nos sana para que podamos ser útiles y realizarnos en la misión para la cual cada persona es llamada. La personalidad de Isaías fue completamente reconstruida, para ser luz y sal de su generación. Este es el plan de Dios para todos los que aún vivimos para definir nuestra eternidad.

Conclusión
Si aún puede leer esto, es que el Señor ha sido paciente con usted porque le ama.
De hecho, Él no quiere que nadie sea destruido, quiere que todos se arrepientan. La paciencia de nuestro Señor da tiempo para que la gente sea salva; todos reciben el tiempo suficiente para estar a cuentas con Dios. Que nadie lo dude, tarde o temprano todos compareceremos ante su Majestad; la condición en que lo hagamos dependerá completamente de nosotros.

Si dejamos que Cristo establezca su gobierno en nuestra vida, no sólo viviremos vidas transformadas, útiles y productivas; sino también, en nuestro último día, al partir de esta tierra, tendremos la seguridad que será para estar en la presencia de Dios. Entonces seremos dichosos, porque el Maestro nos enseñó que «bienaventurados son los puros de corazón, porque ellos verán a Dios.» (Mateo 5:8).

¡Que así sea!

© sixtovicente@gmail.com