La misericordia de Dios en el Libro de Rut

Rut

 

«Rut respondió:  —¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti!

»Porque iré adonde tú vayas,  y viviré donde tú vivas.  Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios.» Rut 1

Si desea escuchar otros programas ingrese a: MOMENTOS DE CONVICCIÓN

La gracia de Dios en el Libro de los Jueces

Jueces

 

«Cada vez que el Señor levantaba entre ellos un caudillo, estaba con él. Mientras ese caudillo vivía, los libraba del poder de sus enemigos, porque el Señor se compadecía de ellos al oírlos gemir por causa de quienes los oprimían y afligían. Pero cuando el caudillo moría, ellos volvían a corromperse aún más que sus antepasados, pues se iban tras otros dioses, a los que servían y adoraban. De este modo se negaban a abandonar sus malvadas costumbres y su obstinada conducta.» Jueces 2

¿De qué trata el Libro de Josué?

Josue

 

Uno de los versos clave del Libro de Josué es el 1:8 – “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito.” El Antiguo Testamento está repleto con historias de cómo la gente “se olvidó” de Dios y Su Palabra y sufrió terribles consecuencias. Para el cristiano, la Palabra de Dios es vital. Si la descuidamos, nuestra vida sufrirá las consecuencias. Pero si adoptamos de corazón el principio expresado en el capítulo 1 verso 8, estaremos completos y preparados para ser usados en el reino de Dios (2 Timoteo 3:16-17), y encontraremos que las promesas de Dios en Josué 1:8-9 serán también nuestras.

La autoridad de Jesús

Autoridad de Jesus

 

El término griego exousia, significa una autoridad delegada, y esa es la palabra que fue usada por Jesús en Mateo 28:18: «Toda potestad [exousia] me es dada en el cielo y en la tierra». Vemos esa autoridad ejercida por Jesús en Su ministerio terrenal. «Y la gente, al verlo, se maravilló y glorificó a Dios, que había dado tal potestad a los hombres» (Mt 9:8). Fue la autoridad con la cual Jesús habló y ministró, lo que asombró a las personas.