Policías cristianos de Actopan abaten delitos

Imagen

Actopan, Hgo. Con el arribo del nuevo director de Seguridad Pública de Actopan, Hidalgo, llegó también la doctrina cristiana al cuartel de la policía.

Apenas el reloj marca las 9 horas, los uniformados se reúnen en el cambio de turno para encomendar su trabajo a Cristo y elevar una oración de la mano de un pastor evangélico.

“Únicamente lo que hacemos cada mañana es ponernos en las manos de Dios, dar gracias por el día, por nuestro trabajo, por las personas y por la ciudadanía”, explicó el jefe de la policía, Juan Manuel Vizzuett.

Pero además, las claves oficiales de cada uno de los elementos fueron cambiados por números de salmos. Por ejemplo, el director escogió el Salmo 91, mientras que el Grupo de Reacción el 23.

Según Vizzuett, el cambio se dio a petición de los propios elementos.

“Antes éramos deltas y omegas del 1 al 40, ya posteriormente los comandantes y compañeros decidieron cambiar las claves por un número de salmo; mi clave es S-91”, aclaró.

Las pláticas y oraciones se realizan a diario en la comandancia. Uno de los policías toma una guitarra y entona canciones de agradecimiento a Cristo cuando el pastor termina de dar la plática, que se basa en la Biblia.

En esta ocasión el tema tratado fue vencer el temor.

“A través de la Biblia podemos encontrar principios para llegar a ser buenos ciudadanos, buenos policías, y sobre todo la superación personal. Si ellos logran la superación personal con su vida o en su familia, estamos más que bien servidos”, explicó en entrevista el reverendo José de Jesús Huerta.

Vizzuet quiso dejar en claro que no se está violando la condición laica del gobierno municipal, pues las pláticas son voluntarias y se enfocan a la superación de los elementos; aseguró que es equivalente a los altares de la virgen que hay en comandancias de otras policías.

“Se les pregunta si desean permanecer en la oración y, adelante, si gustan que se les dé el servicio, lo pueden tomar y hay compañeros que en determinado momento piden el servicio y se activan, no tenemos problema con eso, no hay ninguna represión ni arrestos, aquí es libre; el que quiera permanecer, adelante, a nadie se obliga.

“Aquí tenemos católicos, mormones, cristianos; no es un cambio de religión, simplemente lo que hacemos es ponernos en las manos de Dios y dar gracias a Dios”, apuntó.

A su vez, los uniformados señalaron que después de que se implementaron las oraciones diarias la corporación está más unida.

“Hoy he reforzado mi confianza en Dios, que ya no siga pasando más delincuencia. Y bendiciones para todos para los de afuera y esperemos en Dios que como vamos para adelante la delincuencia haya bajado más”, dijo el policía con la clave S-7.

El comandante S-23, líder del Grupo de Reacción municipal, aseguró que su trabajo ha mejorado y ya se nota en las calles y en algunas colonias conflictivas de la ciudad. Por eso consideró oportuno que las charlas cristianas se den en corporaciones de otros estados. “Confiamos en que Dios está con nosotros”, dijo.

Juan Manuel Vizzuett aseguró que la fe de la policía de Actopan ya se ve reflejada en las estadísticas delictivas. Explicó que en 2013 se robaban 27 autos en promedio al mes, actualmente la cifra está en cero. El robo a casa-habitación descendió de 16 casos mensuales a cuatro y lograron mantenerse dos asaltos por mes que se registraron en 2013.

“Ha bajado el índice delictivo en la ciudad, los elementos han tomado una actitud diferente; ellos comentan que están para servir y no para ser servidos”, destacó.

El éxito que presume Vizzuett con su corporación hizo que la Dirección de Protección Civil y Bomberos haya solicitado que el reverendo también impartiera charlas de superación a sus elementos.

FUENTE: Periódico Milenio Hidalgo.

La llegada del cristianismo a México, Revista Arqueología Mexicana

Recomendación: Revista Arqueología Mexicana Edición 127

Me permito recomendar la edición 127 de la Revista Arqueología Mexicana cuyo tema de portada es la llegada del cristianismo católico romano a suelo mexicano. Una edición muy útil para entender el sincretismo religioso de nuestro país. A continuación, una porción del contenido de esta edición.

Hernán Cortés y los religiosos

Además de tener los valores de un guerrero de su época, Hernán Cortés era al mismo tiempo un varón piadoso y un ferviente católico, es decir, en él la guerra y la religión estaban íntimamente unidas. Esta actitud explica la relación tan cercana que tuvo con los religiosos, así como la visión que éstos dejaron de él en sus crónicas.

Parecería contradictorio que un hombre de armas como Hernán Cortés, imbuido de los valores guerreros como el arrojo, la valentía, el gusto por el fragor de la batalla y por derramar sangre, fuera al mismo tiempo un varón piadoso y un ferviente católico preocupado por la salvación de su alma y por la de sus semejantes. Pero esto no era raro en una sociedad como la medieval y mucho menos en Castilla, donde varios siglos de lucha contra los musulmanes habían generado una ideología en la cual la guerra y la religión estaban íntimamente unidas. El triunfo final sobre los infieles con la toma de Granada en 1492, el mismo año que Colón llegaba a América, era considerado como un hecho providencial; Dios premiaba a los castellanos con un continente lleno de riquezas por haber luchado contra los enemigos de la fe, pero el premio traía consigo la obligación de convertir a las almas de los indios al cristianismo.

Esta actitud se puede ver a lo largo de la vida del conquistador quien, según sus propios testimonios y los de sus contemporáneos, al llegar a un poblado indígena les hacía una predicación acerca de la fe por medio de un intérprete, quitaba al ídolo del templo y ponía en su lugar una imagen de la Virgen María o una cruz.